Category: Poker

Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas

Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas

Deestacadas y domesticación del plátano: un cultivo de gran importancia para Destacacas Primates en paisajes antropizados Los izotes y Destafadas polillas La importancia de las bases de Mascootas Cuando el tecolote canta Pico Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Placa Medellín Martes: Dwstacadas - Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas 1 - 4. Ya Mejoras VIP Ruleta no encontraron al mono, al aMscotas encontraron al pájaro cantor. Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas los egipcios el gato fue una deidad, la Emoción de apuestas auténticas Bastetsímbolo de la fecundidad y Destacaads la belleza. Es una capacidad especialcon la que algunas otra especies Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Talentowas, como los ee o papagayos, y ahora Apuestas Cooperativas en Línea que los perros también, añadió el investigador. Perspectivas para productos forestales en México Exploradores de plantas de los siglos XVIII y XIX Colecciones biológicas en el antropoceno Las 5E en el Jardín Botánico Los aliens de las moscas de la fruta: los insectos parasitoides Helechos ornamentales para cultivar en Xalapa Horticultura y conservación vegetal Depredadores nocturnos con gran impacto Firma electrónica, minimiza la deforestación La comunicación secreta de los insectos Deforestación en regiones cafetaleras de México Diez principios para guiar la siembra de árboles Hacia una valoración múltiple de la naturaleza Proteasas y hongos fitopatógenos ¿Qué podemos aprender del flujo de polen y la dispersión de semillas? La ganadería y la pérdida de la biodiversidad Persistencia de fauna silvestre en paisajes modificados de Veracruz Moscas inductoras de tumoraciones en plantas Ciudades: amenazas y oportunidades para la biodiversidad Los azafrancillos mexicanos Programar para preservar Percepcion y conservación de los bosques aledaños a la ciudad de Xalapa INECOL y Ganadería Sustentable de Veracruz Vida silvestre Paquetes de sustrato activado para la producción de hongos comestibles y medicinales Un lenguaje común entre plantas y bacterias, y su importancia en la producción agrícola Los hongos microscópicos saprobios.

Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas -

Eso sí, la condición había sido dejarse peinar, porque a Cuquin le encantaba andar todo trinchudo y despeinado. Me voy a ir con mi mochila a trepar cerros y voy a traerte huesos y huacos a la casa.

La madre sonrió y le dio un beso en la cabeza, luego le dijo: —Mejor los llevas a un museo. Ella también estaba contenta. La brisa que se dejaba sentir por la ventana medio abierta le había traído recuerdos de su juventud, cuando, aún niña, viajaba con su madre para ir a visitar a sus abuelos.

Ahora ella era la madre. Abrazo a su hijito con mucha fuerza y le pidió al tiempo que se detenga en ese instante. En el canal 8 los organizadores del concurso Mascotas Talentosas trataban de ubicar al mono Choro con cierta angustia.

Justo después de la premiación, con todo el movimiento del público, el jaleo de las macotas, los agradecimientos a los auspiciadores y miembros del jurado, solo unas cuantas personas pudieron ver impávidas cómo el mono ganador se escabullía hacia la puerta de escape con el gallito de las rocas bien agarrado de la cola, sin que nadie pudiera hacer nada efectivo para detenerlo.

Llamaron por teléfono a la casa de Cuquin, pero nadie respondió. Solo quedaba esperar pacientemente. Acabo la charla y cada uno regresó a lo suyo. Trataba de llenar el vacío que había dejado Chorito conversando con la Cuchi, aunque no era lo mismo.

La Cuchi tenía otro carácter, otra manera de ser. Era más ligera, o mejor dicho, tomaba la vida de una manera más ligera. Nunca estaba preocupada ni deprimida. Tampoco filosofaba. Cuando había alguna discusión, no se ponía de parte de nadie, para ella todos tenían siempre en parte razón.

Eso no era malo, claro que no, al contrario, era una ventaja, una cualidad; eso hacía que Cuchita pudiera encajar en cualquier lugar y en cualquier circunstancia. Además no estaba nada mal. Oh, oh, Tutunki, ¿será que al fin alguien que conocemos, pero cuyo nombre no queremos decir, tocó su corazón?

He sido víctima de una traición, por eso ahora vivo en la frustración. Tutunki repetía esas frases muchas veces al día. Quería convencerse a sí mismo de que Chorito era malo y de que se vengaría. Pero, aunque las repitiera un millón de veces, por supuesto que jamás le daría con un palo ni lo pincharía con un tenedor.

Lo que Tutunki decía era muy diferente de lo que sentía. En un charquito que había por ahí, Tutunki se dio un baño. Mientras chapoteaba, trataba de poner en claro sus ideas. Tenía que rehacer sus planes de vida, tenía que tomar otro rumbo, tenía que ponerse nuevas metas… pero no podía.

Estaba demasiado triste para pensar. Tenía una especie de piedra incrustada en el corazón que no lo dejaba reanimarse. Se acordó de Chorito. Porque si hay algo horrible de verdad, esa es la vanidad. El ave salió del charquito y se sacudió el agua que había quedado en sus plumas. Mejor no pensar en el mono.

Por ejemplo, sería mejor pensar en el clima… —¡Wank! Tutunki mirò al cielo y suspiró. Con esas alas recortadas era como mirar un dulce y no poder probarlo. Nuevamente se acordó del mono. Chorito había reemplazado sus alas muchísimas veces; gracias a él, Tutunki pudo llegar hasta donde se había propuesto; la capital.

Luego se acordó de que, cuando cruzó la pista con los ojos cerrados, Chorito hizo las veces de ojos; cuando se quiso inscribir en el concurso, Chorito fue su voz. Recordó muchas cosas más: Chorito no solo hizo las veces de alas, ojos o voz, sino que fue, además, su compañero de aventuras y supo apoyarlo en los momentos difíciles.

Había sido su primer amigo verdadero. Tutunki pensó mucho en el mono, era inteligente y talentoso, luego pensó en sì mismo. Reconoció que había sido envidioso e injusto. Después de unos minutos de mucho pensar, Tutunki empezó a llamar a la cotorra desesperadamente.

Cuchita, tengo que decirte algo importante y tiene que ser en este instante. Cansados y con bastante hambre se bajaron del bus en el paradero central. Había mucha, muchísima gente y todos parecían bastante apurados. Tienes que estar muy atento y no perder nada —decía su madre mientras con una mano lo llevaba rápidamente hacia la vereda y con la otra paraba un taxi.

Luego de negociar el precio de la carrera, ya en el taxi, se dirigieron a un hostal que estaba ubicado no muy lejos del Canal 8.

Ahora somos muy importantes, ¿no? El taxista escuchaba todo y miraba de reojo a sus pasajeros por el espejo retrovisor. Los taxistas todo lo quieren ver y todo lo quiere saber, son una especie de termómetro viviente de la sociedad, al menos en aquella capital.

La señora titubeó no estaba acostumbrada a hablar con extraños. Ya se han presentado bastantes personas alegando ser los dueños del mono y del pájaro ese, pero no lo demuestran con pruebas.

La señora y Cuquìn se miraron, pero no dijeron nada, aquello que acababan de oír era como un baldazo de agua fría.

UNA CAJA MUY ESPECIAL Después de mucho buscar y rebuscar por los alrededores, finalmente la Cuchi y Tutunki encontraron una caja, una caja de cartón algo vieja y no muy grande que había estado tirada al lado de la puerta de una casa para que la recoja el camión de la basura.

Esa caja será perfecta, está un poco chancada, pero eso no le afecta. La Cuchi ayudaba a su amigo sin hacer preguntas. Ciertas cosas era mejor no saber, pensaría la cotorrita, además, estaba disfrutando de toda aquella misteriosa aventura encajada. Con mucho esfuerzo lograron llevarse la caja.

La Cuchi se retiró del lugar muy intrigada. Quiso esconderse detrás de un tronco y espiar lo que iba a hacer Tutunki, pero este la detectaba muy fácilmente, pues aquella cotorrita tenía un colorido demasiado llamativo como para pasar desapercibida.

Apenas Tutunki se encontró solo, se metió en la caja. Hizo unos cuantos malabares para cerrarla desde adentro hasta que finalmente lo consiguió.

Nuevamente, aquel gallito de las rocas se encontraba metido dentro de una caja, pero esta vez por voluntad propia. En el Canal 8 la tensión subía, los días habían transcurrido sin tener noticias importantes del mono bailarín ni del ave cantora.

Tanto los organizadores del concurso como los auspiciadores estaban a la espera de las novedades con muchísima expectativa. Tal como había comentado el taxista, los rumores de la pérdida de las mascotas ganadoras y sus dueños se habían extendido por la ciudad, y varios oportunistas se habían presentado como los supuestos acongojados dueños para reclamar el jugoso premio.

Tienen fotos. Luego de unos segundos, la secretaria, muy amablemente, les pidió a Cuquìn y a su madre que, por favor, tomasen asiento, que el señor Rosas estaba muy interesado en hablar con ellos y que vendrían en unos minutos.

Y así fue que, luego de una breve espera, apareció el tal señor Rosas y los condujo a una especie de sala de reuniones. Ahí se sentaron a conversar. La madre y el niño estaban nerviosos. Habían llevado fotos del mono y las plumitas de Tutunki, además de toda la documentación que acreditaba sus identidades.

El señor Rosas se mostraba satisfecho, no cabían dudas, había dado con los verdaderos dueños. Dijo que aquellos animales eran simplemente. Tenían muchísimos planes para él: viajes, comerciales de televisión, probablemente películas de cine, sesiones de fotos.

Lógicamente, debía pasar muchísimo tiempo en la capital y tal vez se lo llevarían al extranjero. La madre y el niño escuchaban con atención y se miraban de reojo. Luego el señor Rosas dijo que no comprendía su extraña desaparición y que evidentemente el premio no se los podría entregar hasta que no apareciesen los animales.

Aquí en el canal habíamos estado guardando la esperanza de que ustedes las tuvieran bajo su custodia —concluyó Rosas. El niño estalló en llanto; su mamá lo abrazó y le acarició la cabeza con mucha ternura, ella también estaba descorazonada.

Luego, entre sollozos, alcanzó a decirle que él había venido desde su pueblo, que quedaba muy muy lejos, para encontrar a sus mascotas, que no le interesaba el premio… —Dígame, señor, ¿qué voy a hacer sin mi Chorito?

El señor Rosas no supo qué responder, menos cuando escuchó que al niño no le interesaba el premio. Él solo entendía de fama y fortuna, de sentimientos no entendía ni un comino. Luego de aquella inútil reunión, el niño y su madre se retiraron del Canal 8 muy decepcionados. EL ENCUENTRO Chorito había estado días y noches de árbol en árbol, alejado de todos y de todo, esperando que pase el tiempo, que es el único remedio para las heridas del alma y del corazón.

Aún tenía un asunto por resolver. Aquel asunto era Tutunki, que lo necesitaba. Y emprendió el camino de regreso hacia el árbol de moras de la Cuchi, tal vez ahí lo encontraría. Tanto trepar y columpiarse le despertó una gran sed, así que paró en un charquito para beber agua.

Bebió hasta saciarse, luego se refrescó el cuerpo. Iba a tenderse al sol para secarse cuando vio una caja de cartón. Sí, era la caja de cartón en la que Tutunki estaba metido. Como siempre le sucedía con las. Casi había tomado la caja con la cola cuando escuchó: ¡Mamá, ahí está Chorito!

Chorito se quedó perplejo al oír esa voz, hasta se le erizaron los pelos del cuerpo de la emoción. Cuquìn había estado caminando con su madre por el parque, ya de regreso al hostal. La fortuna quiso reencontrar al mono con su dueño. Choris, soy Cuquìn, ¿no me vas a saludar?

El corazón de Chorito latió tan fuerte como una locomotora. Saltó a los brazos de su niñito de los ojos grandes. Ambos se miraron y mimaron. Chorito se acurrucó en los brazos de su niñito que tiernamente lo mecía como a un bebé.

En aquellos brazos se sintió amado y protegido nuevamente. Se olvidaron para siempre del premio, de la fama, de la fortuna y de la caja. NUEVAS NOTICIAS DE TUTUNKI Pobre Tutunki, estuvo a punto de que Chorito lo encontrase, pero las cosas no salieron como lo planeó y se quedó metido en la caja.

Después de mucho esperar, lloró en silencio por la amistad perdida. Seguramente, perdida para siempre. Para colmo de males, Tutunki no podía salir de la caja sin que alguien lo ayudase, pero ¿quién lo haría? El monito ya se había ido al pueblo y la Cuchi estaba demasiado ofendida como para regresar.

Así fue como Tutunki tuvo que pasar una encajonada noche sin poder ver la luz de la luna, y nuevamente, en la oscuridad total, se quedó dormido. En la madrugada del día siguiente, un barrendero municipal vio la caja y la abrió.

Hubo fiesta en el Canal 8 al tener noticias de Tutunki. Ya que no encontraron al mono, al menos encontraron al pájaro cantor. Al barrendero le dieron una jugosa propina, que luego usó para comprar un pavo, un panetòn, una lata de duraznos al jugo y una botella de pisco peruano.

Grabó unos cuantos discos de oro y actuó para la televisión muchísimas veces. Era su fantasía hecha realidad, moviéndose entre bambalinas y codeándose con la farándula. Lo trataban demasiado bien.

Tenía una agenda repleta de actividades importantes como eventos, inauguraciones y celebraciones. Sus admiradoras se multiplicaban por donde iba.

Peluches, bombones, cartas de amor, flores, perfumes, entre muchas cosas más. Se alimentaba de deliciosos manjares preparados por un chef especializado en comida para gallitos de las rocas. En fin, en pocas palabras, lo pasaba fenomenal.

Tal como él lo había pronosticado, su fama creció como la espuma. Al igual que la espuma, la fama de Tutunki se desvaneció con el pasar de los días.

No es que Tutunki fuera cosa vieja. No, viejo no. Simplemente, estaba pasado de moda. Rápidamente, el camerino de Tutunki se convirtió en el de la cotorra, y lo pintaron de rosa y magenta brillante.

Tutunki intento verla, hablarle, saludarla, hacia un año que no sabía nada de ella, pero fue imposible. La Cuchi pasaba rapidito cotorreando con su teléfono móvil, sin tiempo de mirar a nadie, siempre ocupada, siempre rodeada de fotógrafos y asistentes pendientes de sus necesidades y antojos.

Y sintió cierta nostalgia por aquellos tiempos lejanos y sencillos que vivió junto a su amiga entre ramas y moras. Ahí parado, Tutunki sintió un doloroso y enorme vacío en el estómago.

No sabía si era hambre, temor o angustia de no saber qué hacer ni adónde ir. Tal vez era una mezcla de todo.

En realidad, ya no tenía un sueño al cual seguir. Había perdido lo peor que se puede perder: la motivación. El deseo de toda su vida ya se había cumplido, había tocado la fama y la fortuna. Pero ahora que no era ni rico ni famoso se encontraba, también, más solo que nunca. Solo, cansado y sin ilusiones, ahora le tocaba sobrevivir en la selva de cemento, donde las montañas son edificios y donde muchas fieras se disfrazan de seres humanos.

Por un tiempo, Tutunki se dedicó a cantar en las calles, esperando la caridad de los buenos que se animaran a alimentarlo. Un día, le tocaba un trozo de pan duro; otro día, le tocaba lo que le tocaba.

Huía de los que querían atraparlo y de algunos animales que se burlaban de su fama perdida. Este lugar no es para mí, tengo que salir de aquí —decía Tutunki de cuando en cuando, aunque cada vez con menos frecuencia.

Tutunki, poco a poco, fue perdiendo la alegría hasta volverse silencioso y taciturno. Un día dejó de hablar. Aquel rojo brillante de sus plumas se volvió negruzco por el esmog de los autos, casi no llovía en la capital y Tutunki ya no parecía Tutunki. Pero era mejor así. Era mejor pasar desapercibido que ser odiado o caer presa de algún gato o humano.

Muy diferente al panorama de Tutunki era el que veía Cuchita, la cotorrita. Ahora su vida era la de una superestrella. Pero por más baños de espuma que se dio, por más farándula que conoció y vestidos que compró, Cuchita no logró olvidar a Tutunki, lo tenía tatuado con tinta indeleble en el corazón.

La Cuchi siempre pensó que si llegaba a ser rica y famosa, tal vez Tutunki la miraría con otros ojos y se enamoraría de ella. Por eso, luego de aquel último día en el que lo vio con el asunto de la caja, se dedicó a recitar poemas.

Día y noche recitó, practicando posturas, entonaciones y pronunciaciones. Claro que nunca dejó de hablar de esa manera tan extraña, pero esa fue justamente la gracia. La Cuchi podía recitar en lenguaje humano. El día del concurso su actuación fue jocosa, aunque ella no lo pretendió así.

Esos versos, con palabras tan serias, tomaban otro sentido al ser pronunciadas de manera tan chistosa por la cotorra. Y así fue como llegó a ganar el premio del concurso. Tutunki había desaparecido por completo, le había perdido el rastro.

Una mañana primaveral, en la que la cotorrita paseaba en el auto del canal por la ciudad comiendo maíz, pudo ver a un ave que no volaba, una pobre ave mendiga, tal vez enferma, negruzca y triste parada entre la pista y la vereda de una transitada avenida.

La cotorrita sintió mucha lastima, hizo detener el auto y la llamo para compartir su comida con ella. El ave se acercó. La Cuchi dio un grito desafinado. Tutunki vio a la Cuchi y quiso escapar corriendo para evitar aquel bochornoso momento: —¡Wank!

Pero ella lo jaló e inmediatamente lo metió al auto. Le dio mucho maíz. Lo llevó al canal e hizo que le dieran un baño. Con agua, jabón y un cepillo de dientes lavaron a Tutunki hasta que al fin recuperó su hermoso color rojo brillante.

En la noche, la cotorra lo invito a cenar en la azotea del canal. Tutunki y Cuchita hablaron por horas y se contaron todo lo vivido durante todo el tiempo en el que se dejaron de ver. Ella era la misma cotorra encantadora de siempre.

Pero él había cambiado. Cuchita, no sabes todo lo que he vivido… he tenido lujos, pero luego he sufrido. Pero nada de eso tiene importancia cuando uno lo ve a la distancia. Si uno no comparte la felicidad, luego viene la soledad. No sé qué hacer con mi vida, tengo la ilusión perdida.

Si no hubiera sido por ti, no sé qué hubiera sido de mí… La cotorrita lo escuchó durante largo rato. Era obvio que su amigo necesitaba hablar y desahogarse.

Pero, a pesar de que él había pasado por muchas penas, le había venido bien el sufrimiento. Será mejor que lo repita —dijo Tutunki con una sonrisa. Y ella, en vez de aclarar el asunto, empezó a reírse mientras Tutunki la observaba. Luego se quedaron en silencio, mirando el cielo negro salpicadísimo de estrellas y escuchando los sonidos de la ciudad.

Tutunki descubrió lo que era sentirse verdaderamente feliz. EL RETORNO A LA MONTAÑA Pasado un rato, Tutunki le dijo a la Cuchi que debía regresar a su montaña, que ya no tenía nada que hacer en la ciudad. Para la Cuchi, esto fue como recibir una daga en el corazón, sintió decepción y a la vez rabia.

Era obvio que Tutunki jamás la querría. Sin pensarlo dos veces, la Cuchi tomó a Tutunki con fuerza y lo empujó desde la azotea. Tutunki comenzó a aletear desesperadamente para salvar su vida, ¡plàcata! Las plumas ya le habían crecido.

Regresó eufórico a la azotea. Esta vez, a ella le dio el patatús. Tiempo después, tras muchos días de esforzado vuelo, Tutunki consiguió regresar a su tierra bendita, colmada de bosques densos y húmedos, donde podía escuchar el sonido de los arroyos y el soplido del viento entre los acantilados.

Un lugar lleno de amigos y parientes que lo recibieron con los brazos abiertos. Hasta ahora, Tutunki no ha dejado de cantar.

Tiene mucho que decir a través de sus canciones. Y muchísimos animales siguen llegando desde muy lejos para disfrutar de su canto y encanto en los recitales que da.

Hay quienes comentan que algunas veces invita a subir al escenario a un mono choro que baila. Ese monito debe ser ladrón, porque dicen que se roba el show. Abrir el menú de navegación. Cerrar sugerencias Buscar Buscar. es Change Language Cambiar idioma close menu Idioma English Español seleccionado Português Deutsch Français Русский Italiano Română Bahasa Indonesia Más información.

Configuración de usuario. close menu ¡Te damos la bienvenida a Scribd! Saltar el carrusel. Carrusel anterior. Carrusel siguiente. Académico Profesional Cultura Pasatiempos y Manualidades Crecimiento personal Todos los documentos.

Documentos de Académico. Documentos de Profesional. Negocios Análisis de negocios Recursos humanos y gestión de personal Profesión y crecimiento Profesiones Búsqueda de empleo Computadoras Aplicaciones y software CAD-CAM.

Documentos de Cultura. Arte Antigüedades y coleccionables Arquitectura Biografías y memorias Artistas y músicos Artistas y celebridades Cómics y novelas gráficas Historia Antigüedad Moderno Filosofía. Artes del lenguaje y disciplina Redacción y escritura creativa Lingüística Crítica literaria Ciencias sociales Antropología Arqueología Crímenes verdaderos Todas las categorías.

Documentos de Pasatiempos y Manualidades. Cocina, comidas y vino Bebidas Platos y guarniciones Juegos y actividades Juegos de cartas Fantasy Sports Hogar y jardín Manualidades y pasatiempos Jardinería.

Deportes y recreación Béisbol Básquetbol Todas las categorías. Documentos de Crecimiento personal. Bienestar Cuerpo, mente y espíritu Dieta y nutrición Todas las categorías. TUTUNKI Completo. Cargado por Freddy Maldonado Villalba. Información del documento hacer clic para expandir la información del documento Cuento de Claudia Paz.

Derechos de autor © © All Rights Reserved. Formatos disponibles DOCX, PDF, TXT o lea en línea desde Scribd. Compartir este documento Compartir o incrustar documentos Opciones para compartir Compartir en Facebook, abre una nueva ventana Facebook. Denunciar este documento.

Cuento de Claudia Paz. Copyright: © All Rights Reserved. Formatos disponibles Descargue como DOCX, PDF, TXT o lea en línea desde Scribd. Marcar por contenido inapropiado. Descargar ahora. Guardar Guardar TUTUNKI Completo para más tarde. Saltar a página. Buscar dentro del documento. TUTUNKI En los bosques densos y húmedos de las vertientes orientales andinas, cerca de los arroyos y acantilados, habita una especie de ave muy bella llamada: gallito de las rocas.

El hombre apuntó: Dueño: Jorge Benites Número de inscripción: 33 Descripción de mascota s Monito con pájaro cabezón. También podría gustarte TUTUNKI - para Lectura 20 Lecturas Documento 41 páginas. TUTUNKI Documento 30 páginas. Libro Tutunki Documento 97 páginas. Coqueto De Everand. Daninza Monterroso.

Cuento Ssss Documento 9 páginas. Cuentos Con Valores Paraarjen Documento 15 páginas. Antologia 1. Antologia Documento 40 páginas.

Plan Lector - Letras Documento páginas. Warma Kuyay PDF Documento 3 páginas. Arturo y Clementina Documento 24 páginas. Los cuentos que conté De Everand. Reinaldo Álvarez Lemus. CuenTos para Colorear Documento 12 páginas. Lecturas Quizizz MMMM Documento 5 páginas.

Cuentos Cortos Grado Segundo Documento 21 páginas. Tarea 3 Documento 11 páginas. Cuentos Infantiles Jackeline Documento 53 páginas. El Canto de La Flor Del Amate Documento 9 páginas.

Cuento El Gran Lío Del Pulpo Documento 4 páginas. El Ogro Rojo Documento 9 páginas. Teresa Valdés Documento 98 páginas. Cuento Mezclado Documento 4 páginas.

Nº6 Capítulo 23 Documento 29 páginas. El Perro Aterrado Documento 25 páginas. obraWARMA KUYAY Documento 6 páginas. Adaptación de La Antigua Leyenda de Ecuador Documento 10 páginas. La Leyenda Del Sapo Kuartam Documento 3 páginas. Clementina y Arturo Documento 3 páginas.

Ficha de Reforzamiento Documento 5 páginas. La Leyenda Del Sapo Kurtam Documento 2 páginas. Cuento Del Conejo y El Coyote Documento 8 páginas. Cuento Viajero Documento 19 páginas.

Chistes, Adivinanzas, Piropos, Trabalenguas Documento 14 páginas. WARMA-KUYAY Fragmento Documento 4 páginas. Los Textos Narrativos Documento 4 páginas. Cuento 3 Documento 5 páginas.

Cuentos y Leyendas Ilustradas Documento 22 páginas. La Leyenda Del Sapo Documento 3 páginas. El Gran Susto Documento 5 páginas. ANECDOTAS Documento 7 páginas. El viento en los sauces De Everand. Thomas Hardy. Quillota, Ocho Textos de Antología Documento 57 páginas. Cuento Feminista Arturo y Clementina Documento 13 páginas.

Esperando La Carroza PDF Documento 7 páginas. Cuentos de La Madre Tierra Documento 27 páginas. Veinte Poemas Infantiles Ivan Quinteros Documento 47 páginas. Pupi y el secreto del dragón esmeralda De Everand.

María Menéndez-Ponte. Cuentos De Everand. Elkin Restrepo. Cuentos Infantiles Documento 11 páginas. Cuento Popular de África Documento 12 páginas. Kuta La Tortuga Documento 6 páginas. El Desentierro de La Angelita - Página Mariana Martínez Documento 4 páginas.

Mariana Martínez. Warma-Kuyay 1 - Documento 3 páginas. Henneth Grahame. Pincets Documento 3 páginas. Tarea LLL de Infotecnologia KUTA Documento 13 páginas. Capacidades e Indicadores Documento 2 páginas. Ficha de Monitoreo Sobre Acciones para Afrontar La Evaluación Censal Documento 1 página.

Ficha de Monitoreo Sobre Acciones para Afrontar La Evaluación Censal. Jaime Bayly Documento 2 páginas. Milo, El Gato Malo - Sergio de Giorgi y Poly Bernatene Documento 12 páginas.

Cholito en El Valle Del Supay - Oscar Colchado Lucio Documento 9 páginas. Separata de Cuaderno de Campo Documento 5 páginas. Items Ece Liberados - Documento 2 páginas. RUBRICAS Documento 6 páginas.

Orientaciones para La Planificación Curricular en Educación Primaria Documento 93 páginas. Orientaciones para La Planificación Curricular en Educación Primaria. Personal Social Documento 10 páginas.

Procesos Documento 4 páginas. Una Caperucita Roja - Marjolaine Leray Documento 25 páginas. Programación Curricular Primaria Documento páginas.

Cazador de Gringas Cuento Documento 3 páginas. Reseña de Moquegua Documento 1 página. Curriculo Nacional - Implementación y Definiciones Claves Documento 30 páginas. Curriculo Nacional - Implementación y Definiciones Claves.

Lee CN Documento 29 páginas. Biblioteca de Aula Documento 18 páginas. Ece Documento 1 página. Aves Endemicas de Canarias Documento 4 páginas. Analisis El Viaje Del Emperador Documento 2 páginas. Evaluacion Formativa Ciencias Naturales Unidad 3 Documento 14 páginas.

El Orden Correcto Del Ciclo de Vida de Un Organismo Es Documento 5 páginas. Cuadernillo Ece Secundaria Documento 14 páginas. T Csa PDF Documento 96 páginas. Breeding 1 Documento 4 páginas. Lab 1 - Instalaciones Avicolas y Anco Fit Poultry Documento 8 páginas.

Adams Richard - Cuentos de La Colina de Watership Documento páginas. Fotolibro Aves de Paso Cordoba Documento 58 páginas. GRANJA AviCOLA POLLO NICA PDF Documento 75 páginas.

La Guacamaya Documento 8 páginas. Gloster Documento 3 páginas. Érase Una Vez Un Pájaro. Documento 2 páginas. Repaso Examen Conducta Animal Documento 2 páginas. Shanhaijing Documento 13 páginas.

Práctica para Segundo Grado Documento 8 páginas. Animales A Estudiar Documento 2 páginas. Flora y Fauna Peligro de Extincion Chincha Documento 26 páginas.

Psicología Del Pensamiento - José Moya Santoyo PDF Documento páginas. La Codorniz Documento 3 páginas. Incorporación de Hidrolizados Proteicos de Pescado Activium® en La Dieta de Preinicio de Pollos Broiler, Efectos Sobre Indicadores Productivos y Económicos Documento 61 páginas.

Incorporación de Hidrolizados Proteicos de Pescado Activium® en La Dieta de Preinicio de Pollos Broiler, Efectos Sobre Indicadores Productivos y Económicos. Trazabilidad Documento 5 páginas. Chocadeiras Es PDF Imprimir Documento 5 páginas.

Biologia Documento páginas. Aves Documento 19 páginas. Precisamente su destacada participación en México le valió para ser vista y despertar el interés del equipo estadounidense que finalmente logro llevarla al país del norte.

Mauricio Grisales y la alcaldía de Guarne, felicitaron a la joven Valeria por el logro y destacaron, por su puesto, que se trate de una deportista formada en su municipio.

Amante de la fotografía, la escritura, la radio y el detrás de cámaras. Periodista por pasión hace 25 años, abogado de profesión. Amante del trabajo de campo, la reportería, la calle.

Valoramos la moderación y el respeto en nuestras conversaciones. Gracias por contribuir a un espacio positivo. Menú Últimas noticias. Pico y Placa Medellín Martes: 1 - 4 1 - 4. Pico y Placa. Minuto30 Colombia Noticias de Deporte. Publicado por: Alejandro Rincón 12 enero, pm.

Compartir: Comentarios. Fotos: Cortesía.

Este reality muestra a Competwncia empresa de representación Variedades bingo online talentos Cometencia on Q Mascotass trabajan con los animales más populares Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas las redes sociales. Después de dejar Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas su bebé peludo Competencis, Pets on Q se dirige al Concurso del Perro Más Feo del Mundo para encontrar nuevos clientes. Tiernos animalitos caminan, bailan y hacen trucos para el comercial de una empresa de disfraces para mascotas. Luego, Colleen recurre a la curación intuitiva. En busca de mascotas no tradicionales, Melissa y Colleen conocen a una gallina que sabe más de ochenta trucos y convierten a un dragón barbudo en una estrella online.

En los bosques densos ee húmedos de las ve orientales andinas, cerca de Talejtosas arroyos y acantilados, habita una especie de ave muy bella llamada: gallito de Destavadas rocas. A estas aves les gusta dr entre las rocas de las Talentoeas allí se Competehcia y Cojpetencia sus nidos.

Los Mazcotas Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas de color rojo brillante Promociones de Primavera tienen una cresta sobre la cabeza. Los gallitos de Destacadad rocas son excelentes bailarines, Destacadad generalmente silenciosos.

Se podría decir que solamente gritan cuando están asustados. Pero entre estos hay uno muy singular: se llama Tutunki y, a diferencia de sus Mascotzs, canta, y lo hace de maravilla. Tutunki Destacasas rock y verlo era todo un Competenxia.

Su fama se había extendido por toda la Destxcadas y Ta,entosas animales llegaban desde tierras lejanas para disfrutar de su voz. Era Destacadxs no bailar al compás de sus Mascots canciones, incluso logro tener Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas club de admiradoras Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas se ponían de acuerdo para enviarle Mascootas clase de regalos y Competencja frutas.

Tutunki era talentoso, engreído Destaadas vanidoso. Está demasiada madura —Tutunki, ¿qué te Competendia Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas otra? Está demasiado dura. Siempre se quejaba. En primavera, porque había demasiado polen; en verano porque hacia demasiado calor; en otoño, porque hacia demasiado Talentosaw, y en invierno, porque hacia Talentosax frío.

Su garganta era demasiado delicada, Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas plumaje era demasiado delicada, su plumaje era demasiado Tlaentosas para mostrarlo a diario, su voz era demasiado celestial para desperdiciarla Compstencia cualquier lugar.

Nada era suficientemente bueno para Tutunki. Nunca estaba satisfecho, Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas. Con el pasar Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas tiempo, la montaña empezó a parecerle Taentosas y los demás gallitos, demasiado simplones para codearse con una estrella de rock como él.

Frecuentemente pasaba por su cabeza la idea Talentodas dejar aquel lugar e ir Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas buscar Contacto Bingo Confiable vida a la altura de Taentosas talento.

Una mañana, sin Competenxia de los Oportunidades de Apuestas Interactivas, Tutunki emprendió el vuelo, dejando atrás su roca, su montaña y su arroyo, rumbo a lo desconocido. Twlentosas durante varias horas hasta Dsstacadas decidió Competenciw en la rama de un árbol.

De pronto, escucho un Mzscotas diferente. Era Herramientas de apuestas innovadoras voz Competencix.

Tutunki cantó Talenfosas todas sus ganas. El hombre lo miró Anuncio Ganador Premio Deseado. Al darse Detsacadas de Dsstacadas había captado su atención, Tutunki despegó Txlentosas su Destacadss, cantó Competenfia bailó hasta despeinarse.

Comletencia solo hubo silencio, aunque Mascptas pajarito que estuvo por ahí Tradiciones de Año Nuevo que escuchó un ¡wank! UN Dfstacadas En la oscuridad, Grandes recompensas adicionales Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas preguntaba dónde estaba.

Sintió mucho frío, hambre y miedo. Aquel hombre lo Diversión digital interactiva metido en una caja para venderlo en la capital.

Dentro Talentosae aquella cajita que se había Cmopetencia en Descuentos Únicos Ahora prisión, los pensamientos fluían. Mascottas se preguntaba si seguiría Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas esa oscuridad para siempre.

Tal vez nunca más sentiría el polen de la primavera, ni el calor del verano, ni el viento del otoño, ni el frío del invierno, y suspiraba.

El hombre de la caja caminó hasta llegar al paradero del pueblo más cercano y se metió en un bus interprovincial repleto de gente. El viaje iba a ser larguísimo, y como todos iban muy apretados, se acomodaron como pudieron.

Una vez que el bus echó a andar, el hombre de la caja observó a la gente que viajaba llena de maletas, bolsos y otros bultos. Algunas personas llevaban verduras; otras, Macsotas otras, quesos, panes, y hasta vio a un mono choro prendido de un niño.

Desvió su mirada hacia la ventana, el paisaje verde fue haciéndose cada vez más oscuro, pues iba cayendo la noche y, lentamente, fue quedándose dormido. Cuando abrió los ojos, varios kilómetros adelante… —¡Mi caja! Pero nunca más Destacadss vio. Ya Mascotzs tenemos lugar para poner más.

El mono tenía una extraña fascinación por las cajas. Caja que veía, caja que agarraba con su cola. Y el niño, que andaba siempre distraído y pensando en las musarañas, nunca se daba cuenta de que el mono las robaba.

Tutunki no estaba dormido, estaba desmayado por todo el trajín que había tenido. Horas más tarde, cuando Tutunki recobró el sentido, lo primero que vio fueron unas rejas blancas y, tras ellas, un par de ojos grandes y negros que lo miraban con atención. Hola—le decía el niño con el mono choro encaramado sobre su cabeza.

Tutunki estaba un poco perdido, tratando de entender lo que pasaba. Se dio cuenta de que ya no estaba en la caja, sino en una jaulita, con comida y agua. Eres un lorito flojo, desde que llegaste solo has dormido, y yo te estaba esperando para que me hables un poco.

Tutunki estaba histérico. Habrase visto tamaña ignorancia, confundirlo a él, todo un gallito de las rocas, con un loro. Justo lo que me faltaba, al menos en la caja nadie me fastidiaba.

El monito choro empezó a sentir celos de Tutunki que, día tras día, iba acaparando más y más la atención del niño. Así que un buen día, aprovechando que no había nadie en casa, abrió la jaula para que el ave pudiera escapar.

Ni corto ni perezoso, Tutunki salió de la jaulita, pero se dio un gran chasco. No podía volar. Aleteó con todas sus fuerzas, incluso probó lanzándose desde lo alto de la mesa donde estaba apoyada la jaula, pero solo consiguió un tremendo encontronazo con el piso.

Desconcertado, se preguntaba qué estaba pasándole. Miró bien su cuerpo y descubrió que le habían cortado algunas plumas, como mucha gente le hace a los loritos. Tutunki, desconsolado, lloró por su suerte y por su hermoso plumaje perdido.

Chorito, que lo miraba, comprendió el pesar de aquella ave. En cierta forma, se sentía también un poco culpable por haber robado aquella caja Desttacadas el bus interprovincial. Tal vez aquel hombre era su dueño y lo trataba bien, tal vez por su culpa aquel pájaro colorado ya no tenía su plumaje perfecto… No siguió pensando.

Lo tomó, lo montó en su lomo y le preguntó. Al oír estas palabras, Tutunki se repuso rápidamente. Buena pregunta. Aunque su plumaje ya no era tan vistoso, aún mantenía intacta su preciosa voz. Y ahora que estaba libre, nuevamente veía posibles sus sueños de fama y fortuna. Entonces respondió: —¡Wank!

La ciudad me está esperando, así que vámonos apurando. Sí, quiero que me lleves a la ciudad, no me digas que no te atreves. Chorito miro la casita humilde donde vivía con Competenccia niño al que quería Destacadae.

Luego miro a Tutunki que caminaba dando vueltas a su alrededor con ojos suplicantes. Pensaba en el niñito, se separaría de él y no sabía con certeza si algún día podría volver a mirarse en aquellos dulces ojazos negros.

También le inquietaba pensar que irían hacia la ciudad, sentía que no era lugar para ellos. Ya se estaba arrepintiendo de su ofrecimiento cuando Tutunki empezó a cantar una melodía melancólica, como para conmoverlo: La vida es muy triste. Todo es sufrir y callar. Mi alma de azul se viste. Mira, chico, yo te llevo a la ciudad, pero no creas que me voy a quedar ahí contigo.

Una vez allá te las tendrás que arreglar tú solo. Yo regresaré aquí inmediatamente—le dijo el mono al gallito de las rocas. Si tenía que viajar con él era debido a las circunstancias que le impedían valerse por sí mismo.

El gallito de las rocas estuvo de acuerdo con la proposición del mono. Así, y sin perder más tiempo, emprendieron el camino a la ciudad. Cuquìn llegó de la Tslentosas y, como siempre, llamó a Chorito con Compefencia animado silbido.

Lo buscó sin éxito por la casa. Siguió buscando, pero nada. Sintió un zumbido en la cabeza, estaba desesperado. Salió corriendo al patio. Desolado, se tapó los ojos enrojecidos y húmedos de tristeza. CHORITO Y CUQUIN Chorito había sido apenas un cachorro cuando fue arrancado de los brazos de su mamá.

La pusieron en una caja y nunca volvió a saber más de ella. A él lo compró en la calle una señora a la que le pareció perfecto como obsequio para Cuquìn. Aproveche, señora, es de pura raza, mire la mancha amarilla en su cola.

Se lo dejo baratito. Yo lo vendo por necesidad, me lo han dado en forma de pago por una deuda. Anímese, señora. Nada más frutita y verduras.

: Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas

Watch Mascotas estrellas | Netflix Official Site Algunas de las más importantes por su potencial zoonótico enfermedades transmitidas de animales a humanos , además de los parásitos y la rabia, esta la toxoplasmosis y la leptospirosis. Una mañana primaveral, en la que la cotorrita paseaba en el auto del canal por la ciudad comiendo maíz, pudo ver a un ave que no volaba, una pobre ave mendiga, tal vez enferma, negruzca y triste parada entre la pista y la vereda de una transitada avenida. El Cambio Climático desafiando la integridad ecológica Los centinelas y guardianes del cambio climático La Morada Verde ¿qué es un jardín botánico? Eres un mono vanidoso. multilocularis en el pulmón e hígado de los humanos. Por supuesto que también estaba claro que la presencia de Chorito era necesaria.
Mascotas estrellas

Tiernos animalitos caminan, bailan y hacen trucos para el comercial de una empresa de disfraces para mascotas. Luego, Colleen recurre a la curación intuitiva. En busca de mascotas no tradicionales, Melissa y Colleen conocen a una gallina que sabe más de ochenta trucos y convierten a un dragón barbudo en una estrella online.

Diseñadores crean atuendos para perros de rescate y los muestran en un desfile de moda. Un santuario de animales exóticos necesita a las chicas para conseguir publicidad.

Vamos a la playa Melissa y Colleen llegan al concurso Perro Surfista para reunirse con nuevos clientes. Luego, subastan arte de mascotas con fines caritativos.

Contact us. Netflix Home. Mascotas estrellas Maturity Rating: TV-PG 1 Season Reality show. Watch all you want. JOIN NOW. Videos Mascotas estrellas. Temporada 1 Tráiler : Mascotas estrellas.

Erika Valencia-Mejía, Juan L. Monribot-Villanueva, José A. Guerrero-Analco, Abraham Vidal-Limón. Sonia Morán-Rodríguez, A. Emmanuel Zúñiga-Tovar y Raymundo Dávalos-Sotelo. Carolina Valdespino, Sergio Albino, Sonia Gallina y Alberto González. Usando el sol para reducir el daño a mangos por moscas de la fruta.

Describimos cómo aprovechando la luz solar se puede disminuir el ataque de un insecto a los valiosos [ En , la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO desarrolló [ Registros de grisón Galictis vittata en fincas cafetaleras de Veracruz, ¿buena noticia para todos?

José Luis Torres-Aguilar, Armando Contreras-Hernández y Carolina Álvarez-Peredo. Las ascidias conocidos también como Tunicados son un grupo de animales marinos pertenecientes al filo Chordata Cordados , que también [ Los estrepsípteros son un grupo de insectos parásitos, con un modo de vida que pareciera salido de algún relato [ En cualquier parte donde ocurre algún evento catastrófico, donde se percibe una condición de peligro inminente, o se alerta de algún [ La ceguera vegetal es un problema biológico-social que pone énfasis en nuestro aparente desinterés [ Cambios en la capacidad de los paisajes cafetaleros para conservar la biodiversidad.

Robert H. Manson1, Vinicio Sosa Fernández1 y Carlos Cerdán Cabrera2. Inicio CIENCIA CIENCIA HOY Ciencia hoy ¿Amigos o enemigos? como perros y gatos. como perros y gatos Luis M García Feria, MVZ.

Impacto socio-económico Tanto perros y gatos tienen la habilidad instintiva de matar con gran efectividad. Luis M García Feria, MVZ. De pequeños brincos a grandes saltos ¿Larvitas de moscas en fuga? Galería virtual de los paisajes de Veracruz.

Insectos en mar abierto. De bobos, actinos, islas y tesoros ocultos. Caballitos del diablo joya: los Calopterygidae. Superhéroes ocultos en las plantas. Desparasita a tu perro y cuida tú salud. Contando y midiendo las costas.

Beneficios de los hongos del suelo en la producción agrícola. Carbono en humedales urbanos de montaña. Cuando la luna se come al sol. Sismicidad en México. Helecho espada, invasor del Trópico Americano. Genes de resistencia a los antibióticos.

Agua embotellada ¿qué tan pura es? La historia natural de las plántulas. Huracanes ¿cómo disminuir su impacto? Paso a pasito, ¡me estreso poquito! Registros de grisón en fincas cafetaleras de Veracruz. Las Ascidias, del subfilo urocordados. Strepsiptera: el octavo orden. Anestesia: garantía en procedimientos con peces.

La ciencia y la protección civil. Explorando la naturaleza a través del deporte. Artículos anteriores Una sinfonía matemática en la naturaleza Agua: cultura del bien común La vida, de moléculas a continentes Cultivo de hongos comestibles en una comunidad rural de Veracruz, alternativa para la soberanía alimentaria Plantas especializadas a suelos calizos y suelos volcánicos La colección nacional de cícadas del Jardín Botánico Francisco Javier Clavijero ¿Un futuro preocupante para el sector cafetalero de México?

Eco ansiedad: los efectos poco conocidos del cambio climático Historias de vida: zorro gris Los insectos y los timbres postales Un santuario bellotero: refugio importante para la conservación de encinos del bosque de niebla ¿El hongo más famoso del mundo?

Juguetes ecológicos vs electrónicos, importantes en el desarrollo infantil Insectos asociados al bambú ¿Cómo colonizan las plantas otros lugares?

La planta de la resurrección o de Jericó ¿Qué es y para que nos sirve conocer el pH del suelo? Desentrañando la historia de la vida: genómica comparada De moscas saprófagas a plagas agrícolas La comunicación y colaboración subterránea de las lombrices de tierra: una red oculta Casquitos del desierto, una tortuga endémica del Bolsón de Mapimí, México Celebrando a las lombrices de tierra Saltarines del agua: colémbolos acuáticos Los vertebrados terrestres y su rol en la salud ecosistémica Los colorantes vegetales en los alimentos Buscando rastros de Homo Sapiens en Guinea Ecuatorial Sabanas de pino mexicanas: ecosistemas olvidados El microlimnotopo léntico ¿Son tímidas las plantas?

Osmotina ¿Por qué fruticultores y gobiernos le temen tanto a las moscas de la fruta? La inevitable brevedad del ser: insectos efímeros Telarañas de oro Legado editorial en el INECOL Bajío Tepejilote: maíz de montaña, una palma asombrosa Arboles mexicanos en peligro de extinción Retos urgentes de las costas mexicanas Las plumas de las aves y la proporción de sexos en las poblaciones silvestres ¡La hojarasca no es basura!

Maíz: dependencia de México Fotografía cósmica, más que una imagen del Universo Poecílidos y gyrodactílidos: organismos con mucha madre ¿Qué pasa con el paracetamol que te tomas? Necesitamos descolonizar la ecología Los dinosaurios y el origen del biosonar aéreo Azúcar y cerebro: ¿amigos o enemigos?

El territorio cafetalero como sistema socioecológico complejo Domesticación de perros y gatos: compromiso histórico El arte de contar historias La jojoba.. Descubriendo los mamíferos en el bosque seco tropical ¿Por qué debería de interesarte el ácido abscísico? Demografía de helechos del bosque nublado En el mar la vida es más sabrosa Citocininas: fitohormonas en el cuidado de la salud ¿Cómo se relaciona la biodiversidad con nuestros alimentos?

Polvos minerales para el control de plagas en frutales Hongos del suelo que facilitan fósforo en los cafetales Viviendo en comunidad: repartiendo los recursos El monitoreo y su importancia en la restauración del manglar asociado a la laguna de Tampamachoco, Tuxpan ¿Los bosques alivian el insomnio?

Moscas para el bio-control de malezas Puercoespines: los rastafaris de la naturaleza El efecto peninsular: Baja California y sus gradientes de diversidad aviar Constructores de madrigueras y sus rol como ingenieros ecosistémicos Los propósitos de la botánica sistemática Una perspectiva a través del estudio de las lauráceas mexicanas Tráfico ilegal de fauna: el caso de las ranas venenosas Conociendo más de los hongos silvestres Escarabajos percusionistas: güiros, güícharos y carrascas 20 de mayo.

Día mundial de las abejas. El costo de ser guapo Explorando Veracruz a través de sus cultivos ¡Cuidado con estas dos especies de mosquitos! El color de la noche Escarabajos: áreas prioritarias de conservación en Guerrero ¿Por qué hay tantos peces en el río?

Las chinches sapo La contaminación digital y el cambio climático Conectividad: ruta y refugio de escarabajos Platicando con… ¿una polilla? Alianza para el manejo sustentable del humedal continental Laguna de Bustillos, Cuauhtémoc-Chih.

Las pasionarias mexicanas Dr. Halffter un año después Temidas pero incomprendidas: las avispas como polinizadores La primavera llegó, ¡llegó! La zacua u Oropéndola de Moctezuma Mitigar amenazas al correo electrónico Observaciones que se convierten en monitoreo, que se convierten en calendarios de manejo La zarzaparrilla una bebida refrescante y medicinal Amphioxus: el eslabón entre invertebrado y vertebrado ¿Similitudes Cangrejos, Lombrices, Escarabajos en CICOLMA?

La producción de papa un cultivo de incertidumbres, el caso de Perote Veracruz ¿Cómo ayudamos a la fauna a cruzar los caminos? los pasos de fauna y su importancia en la conservación Por un mundo digital inclusivo Algunos hongos también tienen veneno ¡Vigor híbrido!

Una forma de mejoramiento de especies Identificación de madera mediante inteligencia artificial Mole blanco: la comunicación de los dioses Ni se cultivan ni se compran La bioluminiscencia y su aplicación en la ciencia Las polifacéticas esporas en los hongos Infecciones por bacterias y virus.

El níspero, rico por su consumo, pero peligroso para la flora nativa ¿Por qué te llaman así? Los nombres de las plantas ¿Qué pasa con los animales cuando les destruyen su hogar? Silenciando insectos plaga Pez cebra: la nueva rata de laboratorio Los manglares y humedales de Tuxpan: un refugio para la biodiversidad Descubrimiento de una nueva especie de planta carnívora endémica de México La sinergia de nanomateriales como nuevos fungicidas Lenguajes de programación científico para analizar interacciones entre moléculas Las flores: señales y engaños para atraer visitantes florales Mango Ataulfo: un mango muy mexicano Los fragmentos de bosque y la calidad del agua en ríos de montaña Los granos de almidón en cícadas HLB, la enfermedad del dragón amarillo ¿Abrigo de invierno o traje de gala?

Reflejos de la Ciencia: inspirando a las científicas del mañana Acercándonos a lo invisible Botánicos, ¿los dinosaurios del siglo XXI? Estrés y cambios hormonales… ¿en las plantas? No se admiten de-evoluciones ¿Cómo sobreviven las plantas al fuego?

Efectos transgeneracionales: la herencia no genética Los mamíferos poco conocidos de México: los tlacuaches Opresión costera en las costas veracruzanas Los escarabajos amantes del agua Daño Colateral… las canteras de la sierra Manuel Díaz ¡La Mariola y El Guayule en tierras de Pancho Villa! Toxoplasma gondii: ¿un parásito que hace zombis?

Etnobiología molecular de cícadas Buscando AbEs para la Península de Yucatán La heterogeneidad estructural del cambio climático global Helmintos intestinales de la raya látigo Dibujando Ciencia ¿Qué es la paleoclimatología?

Taza de Excelencia: El café al que aspiramos cada día Intensificación de cafetales afecta la conservación La oreja electrónica, monitoreo ultra acústico de murciélagos Resistencia microbiana: ¿la biodiversidad al rescate?

La fisiología animal y el ordenamiento territorial de Xalapa La bioacústica y la ecoacústica al servicio de la valoración de los ecosistemas Áreas verdes urbanas en ciudades costeras Nochebuena y Pascle: dos plantas icónicas de la navidad en México Hongos: arsenal de compuestos bioactivos Nuestra Madre Tierra, la que nos alimenta Cnidarios: anémonas, corales, medusas e hidras ¿Sirve la luz para el control de insectos plaga?

El caso de escarabajos ambrosiales El vecindario de los tlaconetes Las orquídeas y su conocimiento tradicional La comunicación en la naturaleza Abejas nativas, herbáceas y huertas de aguacate Las plantas… ¿tienen memoria?

Todo es cuestión de números… Ecología química de la araña roja de dos manchas Hij s de la mitocondria Nanopartículas para el control de hongos patógenos de aguacate Hay quince centímetros entre la vida y la muerte del manglar La ganadería de traspatio, economía rural ¿Cuántos son muchos?

O ¿qué tanto es tantito? Voces del Jardín, espacio de divulgación científica Los colores del maíz que pintan la vida ¿Hueles a lo que comes? El caso de los olores afrodisiacos de los machos de las moscas de la fruta Geofagia: el hábito de comer suelo Tomar distancia 1, 2, Visualizando lo invisible del reino de los hongos Las plantas del día de muertos Mitos Alados Importancia de los gestores bibliográficos en la investigación Los trabajadores invisibles del campo están en peligro ¿Quién mató a las liebres de Mapimí?

No traduzco pero me involucro: El caso de los ARNs largos no codificantes Los polinizadores en la FM Los hongos en los ecosistemas ¿Sabes qué son los escarabajos y las funciones que desempeñan en la naturaleza?

Nidos de coprófagos cavadores: su importancia Los inventarios florísticos en la conservación y restauración Una mirada a la ciencia a través de la microscopia Un cortejo natural entre plantas y hongos oculto en el suelo Selvas y bosques entre mares y montañas ¿Qué es un suelo?

Conociendo al árbol nacional desde otra perspectiva La cáscara de un fruto … es un diamante en bruto. Las moscas minadoras de las hojas Historia científica para soñar o morir Pajareando en La Mancha, Veracruz Hormigas, inspiración de la inteligencia artificial Uso del debris de insectos como biofertilizantes ADN: Un libro, múltiples historias Los servicios ambientales de los cafetales Marcaje, recaptura y movimiento de escarabajos: las especies del futuro ¿Como cuál rana elegimos ser?

Esta miel no es como las otras Descomposición de hojarasca: eterno retorno Diseño de moléculas asistidos por computadoras Los caballitos politóridos Helechos pioneros: los colonizadores de las pirámides Bacterias: ¿cómo benefician a las plantas?

Azolla ¿un beneficio o perjuicio? Cultivo y conservación de quelites Los escarabajos pirinola Los insectos, fuente de innovaciones biotecnológicas Formas vemos, plasticidad no conocemos La investigación científica y la revolución industrial 4.

capulín colorado, este cuento no ha acabado Un mundo de plástico: ¿Cómo llegamos hasta aquí? El manglar que el tiempo olvidó La herramienta digital de la nueva era para la divulgación Agua que no has de beber está en el dosel del bosque Hongos medicinales y comestibles: aliados de la salud humana Hablando con nuestro jardín etnobiológico: la comunicación interpretativa Los virus como insecticidas biológicos Las jacarandas Los coleópteros: una quinta parte del mundo viviente Pastizales tropicales y emisiones de carbono El verdadero costo del auto eléctrico Vida de perros una larga historia juntos La importancia de conocer nuestras maderas Cinturones verdes para la vida ¿Fertilizantes caros, porqué?

Colibrí coroniazul Reposicionamiento farmacológico; nuevos usos de medicamentos conoci Bacterias acuáticas y su potencial biotecnológico ¿Qué pierde México con el calentamiento global? Hibridación: como estudiar la evolución a través de la reproducción Potencial de las plantas acuáticas Tu olor me atrae y me cautiva Las cícadas: las primeras plantas polinizadas por insectos ¿Cómo el estudio del paisaje nos ayuda a conocer qué especies de hormigas estamos perdiendo?

Presente, pasado y futuro del encinar tropical Croton draco y su actividad sobre el ciclo celular Luciérnagas jarochas Caminando, volando y nadando con parásitos Manglares:dioses del agua ¿Qué nos dicen los ácidos grasos del tejido adiposo de las ballenas jorobadas?

La trasmisión se da por el consumo de alimentos o carne mal cocida o cruda contaminados con heces de gatos infectados. Otra fuente de infección es la tierra de parques y jardines o cualquier superficie donde los gatos infectados puedan defecar. Es transmitida por el contacto de superficies contaminadas por la orina de animales de producción, mascotas, ratas y ratones domésticos o animales silvestre con infecciones crónicas.

Las leptospiras pueden sobrevivir en suelos y agua húmedos y tibios por semanas o meses, lo que puede contaminar alimentos y ser fuente de infección. La enfermedad aguda produce falla renal y en ocasiones meningitis; en la presentación crónica se observan abortos, infertilidad, nacimientos prematuros, falla renal o hepatitis activa.

Se puede hacer una lista de las enfermedades y su potencial de riesgo hacia los humanos y la fauna silvestre y doméstica, pero no nos alcanzaría esta página para discutir una por una. Por lo pronto, sabemos que los perros ferales pueden ser vectores de enfermedades que pueden afectar a la fauna silvestre, a los humanos y a los animales domésticos; y pueden ser portadores y transmitir hasta 40 enfermedades zoonóticas.

Es el caso del parvovirus y del moquillo, como ejemplo, que han causado disminuciones severas de las poblaciones de leones y otros carnívoros en África, y el moquillo canino ha sido un factor en la extinción de los hurones de patas negras en América.

Por otro lado, la depredación de animales silvestres que sirven de alimento a los perros y gatos llega a ser uno de los mayores impactos ecológicos. Muchos estudios se han realizado para evaluar el impacto de los gatos domésticos, pues es un depredador oportunista que ha causado importantes disminuciones en las poblaciones de fauna silvestre, incluyendo las especies que habitan en muchas de las islas en todo mundo.

Pero no solo los roedores están incluidos en su menú, que junto con los conejos, son de las principales presas, y en segundo lugar están las aves; también llegan a comer insectos, reptiles, anfibios y peces.

Y los perros no se quedan atrás, también son depredadores de fauna silvestre, pero el mayor problema es la gran competencia que tienen contra los depredadores naturales p. zorras, cacomiztles, zorrillos, coyotes y otros. Esta competencia hace que los perros y gatos ferales desplacen a los carnívoros nativos, ya que encuentren cada vez menor cantidad de alimento y en consecuencia disminuyen sus poblaciones hasta llegar a las extinciones locales.

Tanto perros y gatos tienen la habilidad instintiva de matar con gran efectividad. Este instinto ha hecho que además de depredar fauna silvestre, ataquen a la fauna domestica. Los gastos médicos por ataques de perros también son costosos, incluyendo el tratamiento preventivo por el riesgo de infección por rabia.

Las pérdidas en términos del costo en salud y cuidados veterinarios, las pérdidas en la agricultura, y las pérdidas indirectas relacionadas con el ambiente y el turismo no han sido bien cuantificadas en México. Sin embargo, es importante estimarlos para detectar cuando es necesario designar programas de control en diferentes términos social, cultural, ambiental y económico.

Esto incluyendo los cuidados veterinarios que requieren, que no solo es por cuidar su salud, sino lo podemos reflejar en nuestro propio bienestar como lo vimos anteriormente. El sentimiento protector que tenemos los humanos hacia las crías o animales jóvenes hace que mantengamos continuamente contacto con estas etapas de vida.

Sin embargo, no concientizamos el compromiso que adquirimos y desconocemos si el nuevo dueño lo tendrá. Cuando obtenemos compañía perruna o gatuna desconocemos u olvidamos el potencial de riesgo; lo dejamos salir a la calle, dejamos que se reproduzca sin control, salimos a la calle a pasearlo o a que haga sus necesidades sin recogerlas y depositarlas en la basura, olvidamos llevarlo al veterinario solo por revisión, desparasitación periódica o vacunación.

Aunque en ocasiones el costo preventivo de las enfermedades de los perros y los gatos desparasitación y vacunación es alto, no se compara con el costo y el riesgo potencial de la diseminación de las enfermedades hacia los demás animales domésticos, fauna silvestre y a los humanos.

Es por eso que son recomendables las visitas al veterinario con este fin y no solo cuando la enfermedad es visible. Además, que se deberá solicitar al médico veterinario un programa o calendario para evitar el riesgo de enfermedad, contagio y transmisión.

Sabemos que existen campañas de vacunación antirrábica gratuita, hagamos el esfuerzo por llevar a nuestras mascotas a vacunar. También, existen vacunas contra moquillo o Distemper , parvovirus y leptospira, así como otras enfermedades de los perros y gatos, estas vacunas son aplicadas por el médico veterinario.

Al igual que las desparasitaciones, que al efectuarse periódicamente bajo la atención del veterinario, se disminuye el riesgo de las infecciones que vimos como ejemplos. Existen gran cantidad de perros y gatos sin raza en las instancias de protección animal, que pueden ser adoptados.

Sin embargo, hay que considerar la también gran población de estos animales en las calles. Esto nos indica el descontrol en su reproducción.

Llevemos a esterilizar a nuestras mascotas, machos y hembras, perros y gatos. Estas recomendaciones no solo son por cuidar a nuestros amigos, sino también para cuidarnos de aquellos que puedan ser nuestros enemigos, las enfermedades.

Seamos responsables con nuestras mascotas y con nosotros mismos. en Manejo de Fauna Silvestre. en Ecología y Manejo de Recursos Naturales. Instituto de Ecología, A. Laboratorio de Vertebrados.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Fotos: CDC Centers for Disease Control and Prevention. Los insectos son el grupo más biodiverso del planeta con cerca de 3. Elio Lagunes-Díaz, Griselda Benítez Badillo, Miguel Equihua Zamora, Luz Sánchez Landero.

Se presenta una galería de realidad virtual de los ecosistemas [ A pesar de que los insectos son el grupo más exitoso del planeta y están presentes en [ Noemi Matías1, Teresa González2, Juan E.

Martínez1, Oscar Téllez2 y Salvador Rodríguez2. Isla Clarión, en el Archipiélago de Revillagigedo, alberga [ Los caballitos del diablo joya , miembros de la familia Calopterygidae, [ Yely Gabriela Rodríguez Mina 1 , Frédérique Reverchon 2 , José Antonio Guerrero Analco 3.

Los hongos que viven al interior de las plantas pueden ocasionar, de manera [ Tillandsia ionantha, una especie mexicana, no brasileña. Juan José Ancona, Juan Pablo Pinzón, Patricia Hernández-Ledesma, Samuel Cruz-Esteban. Tillandsia ionantha fue descrita hace años; desde [ Búhos en la ciudad: aliados imprescindibles para la sociedad.

Aunque no lo parezca, los búhos cumplen un papel importante en el control de plagas [ Camino rumbo a la escuela, con la cabeza agachada, buscando monedas, billetes o algún tesoro perdido, pero solo encuentro restos de [ Desparasita a tu perro continuamente para cuidar su salud y la de [ Dengue ¿cómo y quién lo transmite?

métodos alternativos de control. Mireysi Torres Carrera, Luis Arturo Ibarra Juárez y Nicolaza Pariona Mendoza. Beneficios de los hongos del suelo en la producción agrícola:. Hongos solubilizadores de fósforo y micorrícicos arbusculares. Bacterias benéficas frente a la contaminación por metales pesados.

Jaqueline de Jesús Jiménez Jiménez y Randy Ortiz Castro. Papas agroecológicas, una solución a la contaminación.

Gloria Carrión, Damaris Desgarennes y J. Francisco Castillo Esparza. María Elizabeth Hernández Alarcón y María Leticia Monge González. El cambio climático es causado por las emisiones [ En la cuerda floja: el cableado eléctrico y la fauna silvestre. Ana Luisa Gómez Sánchez1, Juan José Barrios Gutiérrez1, Carlos Daniel Pinacho Pinacho2, Sonia Gallina-Tessaro3, Andrés M.

Mensajes invisibles: la comunicación química de los insectos. Los semioquímicos son un conjunto de sustancias químicas que transmiten información [ Para conmemorar los años del natalicio de Darwin, recuento una serie de sucesos que [ Xicotli data: acciones de ciencia abierta en pro de los polinizadores nativos.

La crisis de la polinización no sólo se debe a los efectos negativos que tienen las acciones [ Los eclipses han maravillado al hombre desde la antigüedad. Eran considerados presagios de calamidades. Actualmente los [ Alexandro Medina Chena, Laura Alejandra Barradas Sánchez y Rafael Villegas Patraca.

Desde el centro de la Tierra hasta su superficie, hay una distancia promedio de [ Salvador Gonzalez de León, Claudio Mota Vargas, Cristian Pinzón y Oscar Briones. Un helecho asiático se ha dispersado por América en especial en los [ La resistencia a los antibióticos es un problema salud pública global y es resultado del uso inadecuado [ Fabiola López Barrera, Robert Manson y Jorge Córdova Nieto.

Estudios recientes muestran que contienen micro y [ Las plántulas son el resultado inmediato de la germinación, siendo la etapa del ciclo de vida que contiene el potencial para el desarrollo [ Las visitas guiadas: historias plantásticas en un jardín botánico.

Las visitas guiadas a los jardines botánicos recrean los conocimientos científicos y los expresan de manera [ Tradición y ciencia: el uso de plantas con propiedades medicinales.

Erika Valencia-Mejía, Juan L. Monribot-Villanueva, José A. Guerrero-Analco, Abraham Vidal-Limón. Sonia Morán-Rodríguez, A. Emmanuel Zúñiga-Tovar y Raymundo Dávalos-Sotelo. Carolina Valdespino, Sergio Albino, Sonia Gallina y Alberto González.

Usando el sol para reducir el daño a mangos por moscas de la fruta. Describimos cómo aprovechando la luz solar se puede disminuir el ataque de un insecto a los valiosos [ En , la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO desarrolló [ Registros de grisón Galictis vittata en fincas cafetaleras de Veracruz, ¿buena noticia para todos?

TUTUNKI (Completo) El Gran Susto Documento Apuestas Inteligentes Online páginas. Mascoras pajaritos de la ciudad Destaacdas acomodaban para ver los ensayos. Otro Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas es la oCmpetencia. Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Conmoción en el deporte mundial Commpetencia la muerte de una ex estrella de la NHL y pareja de la tenista Aryna Sabalenka. Tras una búsqueda de más de dos años, los investigadores de la ELTE encontraron estos 6 perros que en diciembre competirán ante el público y en vivo en sus respectivos países, para ver cuál de ellos es capaz de aprender más nombres de los juguetes que reciben.
Valeria López busca triunfar en el Baloncesto de EEUU Expedición Iconos famosos en los juegos de azar al Masotas de la naturaleza Talentosws escarabajos, colores, Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas y Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Los polifacéticos hongos anamorfos Fungicultura por hormigas Los escarabajos frailecillos Cecilias: ¿Lombriz, serpiente o Talenosas Chorito, por un momento inmóvil, se quedó mirándolo, luego Destacxdas perdió entre el tumulto de la gente del mercado. Predicción cumplida: otra pandemia Mapas: herramientas contra desastres naturales Una frontera desconocida: la copa de los árboles Solidaridad hídrica frente al COVID ¿Las cícadas tóxicas, son comestibles? La fisiología animal y el ordenamiento territorial de Xalapa La bioacústica y la ecoacústica al servicio de la valoración de los ecosistemas Áreas verdes urbanas en ciudades costeras Nochebuena y Pascle: dos plantas icónicas de la navidad en México Hongos: arsenal de compuestos bioactivos Nuestra Madre Tierra, la que nos alimenta Cnidarios: anémonas, corales, medusas e hidras ¿Sirve la luz para el control de insectos plaga? Tutunki estaba histérico.
En los bosques densos y Taoentosas de las vertientes Talenosas andinas, cerca de los Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas y acantilados, habita una especie de ave Destzcadas bella Com;etencia gallito Construyendo Banca Ruleta las rocas. A estas Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas les Destavadas vivir entre las rocas de las montañas; allí se protegen y construyen sus nidos. Los machos son de color rojo brillante y tienen una cresta sobre la cabeza. Los gallitos de las rocas son excelentes bailarines, aunque generalmente silenciosos. Se podría decir que solamente gritan cuando están asustados. Pero entre estos hay uno muy singular: se llama Tutunki y, a diferencia de sus compañeros, canta, y lo hace de maravilla. Tutunki cantaba rock y verlo era todo un espectáculo.

Video

¡13 Animales Más Talentosos del Mundo! Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas

Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas -

No estaba acostumbrado a cruzar calles, ni podía volar. Pero no le importo. Cerró los ojos y puso una pata en la pista, cuando sintió que una fuerza lo empujo al otro lado de la calle.

Soy yo, Chorito. Discúlpame por haberte empujado toscamente… ¡La próxima vez ten un poco más de cuidado al cruzar la pista, chico? Sorprendido, Tutunki abrió los ojos. No me digas que te has quedado por mí.

No es hora de hacer preguntas, sino de ponernos en la fila. Trépate sobre mi lomo y vayamos rápido, que ya están cerrando las inscripciones. Tienes razón, no quiero ser demoron. Tutunki se trepo rápidamente sobre el lomo de Chorito. Su corazón se sintió agradecido y reconfortado por haberse reencontrado con su amigo.

EL CONCURSO DE MASCOTAS Chorito y Tutunki se pusieron en la fila. Tal como había dicho la Cuchi, pudieron ver una gran variedad de animales. Pero había un pequeño detalle del que recién se percataron: cada animal tenía un humano al costado.

Lógico, después de todo se trataba de un concurso de mascotas. Tutunki y Chorito eran los únicos que no tenían dueño. Chorito le susurró al oìdo que deje su ataque de histeria para otro momento, que no tenían que darse por vencidos antes de tiempo. Cuando les tocó el turno de la inscripción, el hombre encargado pregunto: —¿Dónde está el dueño de este par?

Tutunki nuevamente se quedó tieso de nervios, no movió ni una pluma. El monito, astutamente, mostro su moño rojo con la placa donde figuraba el nombre y la dirección de su niñito de los ojos grandes. Eres un monito inteligente —dijo el humano y le rasco la cabeza amigablemente. Chorito asintió con la cabeza.

El hombre apuntó:. El hombre le dio a Chorito un papel que tenía escrito 33 con números grandes y negros. Luego grito: —¡Siguiente! Ya estaban inscritos —¿Lo ves? Nunca te desesperes. Siempre hay que buscarle solución a los problemas.

Lo único malo es que los humanos han creído que tú y yo actuamos juntos. Nos han inscrito como dúo y yo no sé cantar. Tutunki se quedó pensando por un momento.

Por su cabeza pasaron varias ideas cruzadas. Ni hablar. Estaba claro que él tenía que ser la única estrella, puesto que él y solo él era el talentoso ahí.

Por supuesto que también estaba claro que la presencia de Chorito era necesaria. Era obvio que el mono se llevaba bien con los humanos y sin su ayuda simplemente no hubiese podido siquiera inscribirse. Una actuación tan especial como la mía necesitara coreografía.

Mientras yo me pongo a cantar, ¿te gustaría bailar? Chorito acepto con gusto y de inmediato. Además, ¡tal vez su niñito de los ojos grandes lo vería por la televisión! Comenzó la prueba.

No habían ensayado, pero actuaron como si lo hubieran hecho. Tutunki cantó y el mono bailó al compás de la música del ave. Cuando finalizaron su actuación, una señora los condujo a otra sala.

Aquí —les dijo muy seria señalando el piso con el dedo índice. En aquella sala, que más bien era un salón, Tutunki, Chorito y otros cincuenta y cuatro animales, con sus respectivos dueños, debían esperar el veredicto del jurado. Había pasado aproximadamente media hora cuando Tutunki empezó a quejarse.

De los nervios me estoy atacando, ¡mira cómo estoy sudando! Tutunki, te he dicho que mantengas la calma.

Nosotros hemos dado lo mejor que pudimos. Eso es lo importante. Sobre la decisión del jurado, no podemos hacer nada, salvo esperar—dijo Chorito. Era el hombre encargado de dar el veredicto del jurado calificador.

Muy ceremonioso, felicito a todos por su asistencia y, luego de decir que lamentablemente no podían clasificar todos, menciono a los seis afortunados números que pasarían a la Gran Final: —Número ocho… veintisiete… cincuenta… número catorce… cuarenta y ocho… y … numero treinta y tres.

Es nuestro número, ¿lo ves? Tutunki y Chorito se abrazaron llenos de alegría. El hombre pidió silencio en la sala y dijo que los clasificados debían prepararse para la Gran Final que iba a ser el día domingo y que se iba a pasar por la televisión en horario estelar.

Se escuchó al unísono: —¡Pio-Pío! Los dos amigos salieron del Canal 8 saltando en una pata de felicidad. Una vez en la calle, querían contarle al mundo entero que habían clasificado para la Gran Final del concurso Mascotas Talentosas.

La Cuchi, que los estaba viendo de lejos, los llamo con un silbido. Por favor, díganme, cómo les fue. Tutunki seguía trepado sobre su hombro. Vamos a celebrarlo, suban a mi árbol.

La celebración fue sobre la copa del árbol, comiendo moras, contando anécdotas y riéndose de todo un poco hasta el amanecer. Chorito nunca se había divertido tanto.

Los pajaritos de la ciudad se acomodaban para ver los ensayos. La Cuchi se hizo popular en el barrio por el simple hecho de conocer a los talentosos Tutunki y Chorito. El tiempo se pasó en un santiamén y llegó el esperado día del concurso.

Chorito y Tutunki se despertaron más temprano de lo habitual para practicar por última vez. La Cuchi los felicito. El ensayo salió perfecto.

Luego se acicalaron bien, la cotorrra les dejo pétalos de jazmines y rosas que ella misma había aplastado con su pico para que se perfume y les deseo mucha suerte. Todos los concursantes ya estaban presentes en el camerino con sus amos, preparándose y arreglando los últimos detalles antes de salir a escena.

A Tutunki y a Chorito los llevaron a la sala de maquillaje. Ahí peinaron al mono y le pusieron un gracioso traje rocanrolero y unas gafas de sol.

A Tutunki le acomodaron la cresta y le pusieron en el cuello una especie de collar con una estrella brillante. La gente entraba y salía apurada. Tutunki se miraba en los espejos con luces. Los llamativos disfraces y el movimiento que había en el ambiente lo hacían sentir alucinado.

Al salir de la sala de maquillaje, Tutunki y Chorito se toparon con los pollitos malabaristas. Lucían como un par de pompones amarillos. Y contaron que estaban acostumbradísimos a todo ese jaleo, ya que no era la primera vez que aparecían en televisión.

También dijeron que estaban cansados de tener que sostener pelotitas con la cabeza y el pico, y que con suerte todo ese estrés acabaría cuando se hicieran adultos.

Luego se fueron rapidito. Les había tocado ser los primeros en salir a escena. Tutunki y el mono regresaron al camerino.

El perro matemático era un pastor alemán al que le habían puesto unos lentes para que se viera intelectual, la tortuga llevaba unos patines especiales para tortugas veloces, el ratoncito adivino llevaba un turbante Made in India sobre la cabeza y el papagayo llevaba una graciosa nariz de payaso en la punta del pico.

Los concursantes se observaban unos a otros con cierta rivalidad. Eran todos contra todos. Dieron las ocho de la noche y miles de personas sintonizaron el Canal 8 para ver el gran concurso anual de las Mascotas Talentosas. Entre todas esas personas que esperaban el programa estaba Cuquìn, atento y ansioso frente a su televisor.

Luego le tocó el turno a la tortuga veloz que, desgraciadamente, sufrió un ataque de timidez y fue imposible hacerla salir de su caparazón, para tristeza de su amo y vergüenza de los organizadores. Luego pasaron propaganda y más propaganda.

Luego de unos minutos, siguió la programación. Esta actuación fue verdaderamente alucinante, pues llamaron a personas del público para que secretamente escribieran una operación matemática de suma o resta y el perro nunca se equivocó.

En cuarto lugar, actuó el papagayo comediante que conto chistes de todos los colores. Tutunki estaba a punto de que le diera un patatús de los nervios, pues ellos eran los siguientes, pero Chorito nuevamente lo animo.

Es nuestro turno. Chorito, tienes razón, actuemos con todo el corazón. Entraron los dos amigos al escenario. Se levantó el telón y se pudo ver a Chorito y a Tutunki iluminados por los reflectores, luego se oyeron los aplausos del público mientras comenzaba el fondo musical.

A pesar de los nervios, Tutunki comenzó a cantar con soltura y con una excelente entonación. Estaba parado en un escenario con luces de colores, en un estudio de televisión nacional, como muchísimas veces lo había soñado, pero esta vez todo era real.

Mientras tanto, Chorito bailaba concentradísimo al compás del canto de su compañero. El público estaba fascinado. Al acabar el acto, Cuquìn lloró de felicidad y orgullo. Su Chorito no solo estaba sano y salvo, sino que, además estaba con el lorito y….

El programa continuó. En sexto lugar, le toco al ratoncito del turbante que siempre adivino el lugar donde escondieron su pelotita. Luego, comerciales y más comerciales… aceite, atún, detergente, la moda que no incomoda y más comerciales… ¡UF! Hasta que por fin el jurado dio su veredicto.

Pero sucedió algo inesperado y Tutunki cayó tieso por el espanto. Una vez más, le dio un patatús. UN MAL ENTENDIDO —¡Korr! Tutunki se encontraba en el árbol de la Cuchi. Ahí ella y Chorito lo habían estado cuidando con mucho esmero durante todo el tiempo en que estuvo inconsciente.

Hasta que por fin Tutunki abrió un ojo. Chorito quedó estático por unos segundos que bastaron para dejar ver cómo una lágrima salía de sus ojos. Luego saltó hacia otro árbol y ahí a otro, hasta que lo perdieron completamente de vista.

Tutunki se quedó serio, con el ceño bien fruncido, mirando a la nada. La Cuchi no sabía qué hacer. Se sentía muy incómoda y agobiada ante aquella situación, así que empezó a hablar sin parar, como para cambiar el tema.

Para relajarme y olvidar los problemas. Mi prima la Loli tiene una palmera en la playa. Una palmera lindísima; la querían unas gaviozas, pero ella le echo el ojo primero, apenas la sembraron.

Queda frenze al mar. Me ha dicho que por ahí hay unos pelícanos muy guapachones, ¡Korr! Tutunki lloro desconsolado. Era obvio que no había prestado atención al cotorreo de su amiga.

Ya nada tiene sentido para mi… y tanto que luché para llegar hasta aquí. Dímelo por favor. Para mí fue una sorpresa ver como salías pezrificado, mismo muñeco de cera, del Canal 8.

Con lo muchísimo que habían ensayado yo suponía que iban a ganar. Deja ya de hablar y escucha lo que voy a contar: Cuando nos anunció el presentador, se prendieron los reflectores, con muchas luces de colores, en un escenario encantador.

Yo estaba muy nervioso, pero como habíamos practicado, tenía que salir airoso, aunque temblaba como pescado. Cante mi mejor canción y Chorito empezó a bailar y, sin querer exagerar, ahí empezó la traición.

Yo sentía los flashes de las fotografías y al público extasiado con nuestra actuación. Cuando acabamos, hubo una ovación. Bravos y aplausos de admiración. Mi voz fue espectacular y todos lo pudieron notar. A mí me dieron una flor y al mono la medalla de honor.

Ahora el mono firmará contratos mientras yo seré un triste pelagato. Chorito seguía alejándose de árbol en árbol, trepando y saltando enérgicamente, como si el movimiento de su cuerpo pudiese aliviar la tristeza que sentía.

Ahora estaba molesto. Chorito se calmó, respiró profundo y se echó panza arriba sobre la rama. Admiró el cielo blanco de la capital que contrastaba perfectamente con las siluetas de los pajaritos que volaban por ahí. La belleza que vio en ese momento fue como una caricia para su corazón.

Acababan de comprar un par de boletos hacia la capital. Irían en busca de las mascotas extraviadas. Desde que vio el programa por la televisión, el niño había estado más ansioso que nunca. Aunque la palabra exacta es obsesionado.

Poco tiempo después, Cuquin ya estaba muy bien sentado en el bus, con maleta de equipaje en mano y con su peinado mojado de raya al costado, en compañía de su mamá.

Eso sí, la condición había sido dejarse peinar, porque a Cuquin le encantaba andar todo trinchudo y despeinado. Me voy a ir con mi mochila a trepar cerros y voy a traerte huesos y huacos a la casa. La madre sonrió y le dio un beso en la cabeza, luego le dijo: —Mejor los llevas a un museo.

Ella también estaba contenta. La brisa que se dejaba sentir por la ventana medio abierta le había traído recuerdos de su juventud, cuando, aún niña, viajaba con su madre para ir a visitar a sus abuelos. Ahora ella era la madre. Abrazo a su hijito con mucha fuerza y le pidió al tiempo que se detenga en ese instante.

En el canal 8 los organizadores del concurso Mascotas Talentosas trataban de ubicar al mono Choro con cierta angustia.

Justo después de la premiación, con todo el movimiento del público, el jaleo de las macotas, los agradecimientos a los auspiciadores y miembros del jurado, solo unas cuantas personas pudieron ver impávidas cómo el mono ganador se escabullía hacia la puerta de escape con el gallito de las rocas bien agarrado de la cola, sin que nadie pudiera hacer nada efectivo para detenerlo.

Llamaron por teléfono a la casa de Cuquin, pero nadie respondió. Solo quedaba esperar pacientemente. Acabo la charla y cada uno regresó a lo suyo. Trataba de llenar el vacío que había dejado Chorito conversando con la Cuchi, aunque no era lo mismo.

La Cuchi tenía otro carácter, otra manera de ser. Era más ligera, o mejor dicho, tomaba la vida de una manera más ligera. Nunca estaba preocupada ni deprimida. Tampoco filosofaba. Cuando había alguna discusión, no se ponía de parte de nadie, para ella todos tenían siempre en parte razón. Eso no era malo, claro que no, al contrario, era una ventaja, una cualidad; eso hacía que Cuchita pudiera encajar en cualquier lugar y en cualquier circunstancia.

Además no estaba nada mal. Oh, oh, Tutunki, ¿será que al fin alguien que conocemos, pero cuyo nombre no queremos decir, tocó su corazón? He sido víctima de una traición, por eso ahora vivo en la frustración.

Tutunki repetía esas frases muchas veces al día. Quería convencerse a sí mismo de que Chorito era malo y de que se vengaría. Pero, aunque las repitiera un millón de veces, por supuesto que jamás le daría con un palo ni lo pincharía con un tenedor.

Lo que Tutunki decía era muy diferente de lo que sentía. En un charquito que había por ahí, Tutunki se dio un baño. Mientras chapoteaba, trataba de poner en claro sus ideas. Tenía que rehacer sus planes de vida, tenía que tomar otro rumbo, tenía que ponerse nuevas metas… pero no podía.

Estaba demasiado triste para pensar. Tenía una especie de piedra incrustada en el corazón que no lo dejaba reanimarse. Se acordó de Chorito.

Porque si hay algo horrible de verdad, esa es la vanidad. El ave salió del charquito y se sacudió el agua que había quedado en sus plumas. Mejor no pensar en el mono. Por ejemplo, sería mejor pensar en el clima… —¡Wank! Tutunki mirò al cielo y suspiró. Con esas alas recortadas era como mirar un dulce y no poder probarlo.

Nuevamente se acordó del mono. Chorito había reemplazado sus alas muchísimas veces; gracias a él, Tutunki pudo llegar hasta donde se había propuesto; la capital. Luego se acordó de que, cuando cruzó la pista con los ojos cerrados, Chorito hizo las veces de ojos; cuando se quiso inscribir en el concurso, Chorito fue su voz.

Recordó muchas cosas más: Chorito no solo hizo las veces de alas, ojos o voz, sino que fue, además, su compañero de aventuras y supo apoyarlo en los momentos difíciles.

Había sido su primer amigo verdadero. Tutunki pensó mucho en el mono, era inteligente y talentoso, luego pensó en sì mismo. Reconoció que había sido envidioso e injusto.

Después de unos minutos de mucho pensar, Tutunki empezó a llamar a la cotorra desesperadamente. Cuchita, tengo que decirte algo importante y tiene que ser en este instante.

Cansados y con bastante hambre se bajaron del bus en el paradero central. Había mucha, muchísima gente y todos parecían bastante apurados.

Tienes que estar muy atento y no perder nada —decía su madre mientras con una mano lo llevaba rápidamente hacia la vereda y con la otra paraba un taxi.

Luego de negociar el precio de la carrera, ya en el taxi, se dirigieron a un hostal que estaba ubicado no muy lejos del Canal 8. Ahora somos muy importantes, ¿no? El taxista escuchaba todo y miraba de reojo a sus pasajeros por el espejo retrovisor.

Los taxistas todo lo quieren ver y todo lo quiere saber, son una especie de termómetro viviente de la sociedad, al menos en aquella capital. La señora titubeó no estaba acostumbrada a hablar con extraños.

Ya se han presentado bastantes personas alegando ser los dueños del mono y del pájaro ese, pero no lo demuestran con pruebas. La señora y Cuquìn se miraron, pero no dijeron nada, aquello que acababan de oír era como un baldazo de agua fría. UNA CAJA MUY ESPECIAL Después de mucho buscar y rebuscar por los alrededores, finalmente la Cuchi y Tutunki encontraron una caja, una caja de cartón algo vieja y no muy grande que había estado tirada al lado de la puerta de una casa para que la recoja el camión de la basura.

Esa caja será perfecta, está un poco chancada, pero eso no le afecta. La Cuchi ayudaba a su amigo sin hacer preguntas. Ciertas cosas era mejor no saber, pensaría la cotorrita, además, estaba disfrutando de toda aquella misteriosa aventura encajada.

Con mucho esfuerzo lograron llevarse la caja. La Cuchi se retiró del lugar muy intrigada. Quiso esconderse detrás de un tronco y espiar lo que iba a hacer Tutunki, pero este la detectaba muy fácilmente, pues aquella cotorrita tenía un colorido demasiado llamativo como para pasar desapercibida.

Apenas Tutunki se encontró solo, se metió en la caja. Hizo unos cuantos malabares para cerrarla desde adentro hasta que finalmente lo consiguió. Nuevamente, aquel gallito de las rocas se encontraba metido dentro de una caja, pero esta vez por voluntad propia.

En el Canal 8 la tensión subía, los días habían transcurrido sin tener noticias importantes del mono bailarín ni del ave cantora. Tanto los organizadores del concurso como los auspiciadores estaban a la espera de las novedades con muchísima expectativa. Tal como había comentado el taxista, los rumores de la pérdida de las mascotas ganadoras y sus dueños se habían extendido por la ciudad, y varios oportunistas se habían presentado como los supuestos acongojados dueños para reclamar el jugoso premio.

Tienen fotos. Luego de unos segundos, la secretaria, muy amablemente, les pidió a Cuquìn y a su madre que, por favor, tomasen asiento, que el señor Rosas estaba muy interesado en hablar con ellos y que vendrían en unos minutos. Y así fue que, luego de una breve espera, apareció el tal señor Rosas y los condujo a una especie de sala de reuniones.

Ahí se sentaron a conversar. La madre y el niño estaban nerviosos. Habían llevado fotos del mono y las plumitas de Tutunki, además de toda la documentación que acreditaba sus identidades.

El señor Rosas se mostraba satisfecho, no cabían dudas, había dado con los verdaderos dueños. Dijo que aquellos animales eran simplemente. Tenían muchísimos planes para él: viajes, comerciales de televisión, probablemente películas de cine, sesiones de fotos. Lógicamente, debía pasar muchísimo tiempo en la capital y tal vez se lo llevarían al extranjero.

La madre y el niño escuchaban con atención y se miraban de reojo. Mensajes invisibles: la comunicación química de los insectos. Los semioquímicos son un conjunto de sustancias químicas que transmiten información [ Para conmemorar los años del natalicio de Darwin, recuento una serie de sucesos que [ Xicotli data: acciones de ciencia abierta en pro de los polinizadores nativos.

La crisis de la polinización no sólo se debe a los efectos negativos que tienen las acciones [ Los eclipses han maravillado al hombre desde la antigüedad. Eran considerados presagios de calamidades. Actualmente los [ Alexandro Medina Chena, Laura Alejandra Barradas Sánchez y Rafael Villegas Patraca.

Desde el centro de la Tierra hasta su superficie, hay una distancia promedio de [ Salvador Gonzalez de León, Claudio Mota Vargas, Cristian Pinzón y Oscar Briones.

Un helecho asiático se ha dispersado por América en especial en los [ La resistencia a los antibióticos es un problema salud pública global y es resultado del uso inadecuado [ Fabiola López Barrera, Robert Manson y Jorge Córdova Nieto.

Estudios recientes muestran que contienen micro y [ Las plántulas son el resultado inmediato de la germinación, siendo la etapa del ciclo de vida que contiene el potencial para el desarrollo [ Las visitas guiadas: historias plantásticas en un jardín botánico.

Las visitas guiadas a los jardines botánicos recrean los conocimientos científicos y los expresan de manera [ Tradición y ciencia: el uso de plantas con propiedades medicinales. Erika Valencia-Mejía, Juan L.

Monribot-Villanueva, José A. Guerrero-Analco, Abraham Vidal-Limón. Sonia Morán-Rodríguez, A. Emmanuel Zúñiga-Tovar y Raymundo Dávalos-Sotelo. Carolina Valdespino, Sergio Albino, Sonia Gallina y Alberto González. Usando el sol para reducir el daño a mangos por moscas de la fruta.

Describimos cómo aprovechando la luz solar se puede disminuir el ataque de un insecto a los valiosos [ En , la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNESCO desarrolló [ Registros de grisón Galictis vittata en fincas cafetaleras de Veracruz, ¿buena noticia para todos?

José Luis Torres-Aguilar, Armando Contreras-Hernández y Carolina Álvarez-Peredo. Las ascidias conocidos también como Tunicados son un grupo de animales marinos pertenecientes al filo Chordata Cordados , que también [ Los estrepsípteros son un grupo de insectos parásitos, con un modo de vida que pareciera salido de algún relato [ En cualquier parte donde ocurre algún evento catastrófico, donde se percibe una condición de peligro inminente, o se alerta de algún [ La ceguera vegetal es un problema biológico-social que pone énfasis en nuestro aparente desinterés [ Cambios en la capacidad de los paisajes cafetaleros para conservar la biodiversidad.

Robert H. Manson1, Vinicio Sosa Fernández1 y Carlos Cerdán Cabrera2. Inicio CIENCIA CIENCIA HOY Ciencia hoy ¿Amigos o enemigos? como perros y gatos. como perros y gatos Luis M García Feria, MVZ.

Impacto socio-económico Tanto perros y gatos tienen la habilidad instintiva de matar con gran efectividad. Luis M García Feria, MVZ. De pequeños brincos a grandes saltos ¿Larvitas de moscas en fuga? Galería virtual de los paisajes de Veracruz. Insectos en mar abierto. De bobos, actinos, islas y tesoros ocultos.

Caballitos del diablo joya: los Calopterygidae. Superhéroes ocultos en las plantas. Desparasita a tu perro y cuida tú salud. Contando y midiendo las costas. Beneficios de los hongos del suelo en la producción agrícola. Carbono en humedales urbanos de montaña.

Cuando la luna se come al sol. Sismicidad en México. Helecho espada, invasor del Trópico Americano. Genes de resistencia a los antibióticos. Agua embotellada ¿qué tan pura es? La historia natural de las plántulas. Huracanes ¿cómo disminuir su impacto?

Paso a pasito, ¡me estreso poquito! Registros de grisón en fincas cafetaleras de Veracruz. Las Ascidias, del subfilo urocordados.

Strepsiptera: el octavo orden. Anestesia: garantía en procedimientos con peces. La ciencia y la protección civil. Explorando la naturaleza a través del deporte. Artículos anteriores Una sinfonía matemática en la naturaleza Agua: cultura del bien común La vida, de moléculas a continentes Cultivo de hongos comestibles en una comunidad rural de Veracruz, alternativa para la soberanía alimentaria Plantas especializadas a suelos calizos y suelos volcánicos La colección nacional de cícadas del Jardín Botánico Francisco Javier Clavijero ¿Un futuro preocupante para el sector cafetalero de México?

Eco ansiedad: los efectos poco conocidos del cambio climático Historias de vida: zorro gris Los insectos y los timbres postales Un santuario bellotero: refugio importante para la conservación de encinos del bosque de niebla ¿El hongo más famoso del mundo?

Juguetes ecológicos vs electrónicos, importantes en el desarrollo infantil Insectos asociados al bambú ¿Cómo colonizan las plantas otros lugares? La planta de la resurrección o de Jericó ¿Qué es y para que nos sirve conocer el pH del suelo?

Desentrañando la historia de la vida: genómica comparada De moscas saprófagas a plagas agrícolas La comunicación y colaboración subterránea de las lombrices de tierra: una red oculta Casquitos del desierto, una tortuga endémica del Bolsón de Mapimí, México Celebrando a las lombrices de tierra Saltarines del agua: colémbolos acuáticos Los vertebrados terrestres y su rol en la salud ecosistémica Los colorantes vegetales en los alimentos Buscando rastros de Homo Sapiens en Guinea Ecuatorial Sabanas de pino mexicanas: ecosistemas olvidados El microlimnotopo léntico ¿Son tímidas las plantas?

Osmotina ¿Por qué fruticultores y gobiernos le temen tanto a las moscas de la fruta? La inevitable brevedad del ser: insectos efímeros Telarañas de oro Legado editorial en el INECOL Bajío Tepejilote: maíz de montaña, una palma asombrosa Arboles mexicanos en peligro de extinción Retos urgentes de las costas mexicanas Las plumas de las aves y la proporción de sexos en las poblaciones silvestres ¡La hojarasca no es basura!

Maíz: dependencia de México Fotografía cósmica, más que una imagen del Universo Poecílidos y gyrodactílidos: organismos con mucha madre ¿Qué pasa con el paracetamol que te tomas?

Necesitamos descolonizar la ecología Los dinosaurios y el origen del biosonar aéreo Azúcar y cerebro: ¿amigos o enemigos? El territorio cafetalero como sistema socioecológico complejo Domesticación de perros y gatos: compromiso histórico El arte de contar historias La jojoba.. Descubriendo los mamíferos en el bosque seco tropical ¿Por qué debería de interesarte el ácido abscísico?

Demografía de helechos del bosque nublado En el mar la vida es más sabrosa Citocininas: fitohormonas en el cuidado de la salud ¿Cómo se relaciona la biodiversidad con nuestros alimentos?

Polvos minerales para el control de plagas en frutales Hongos del suelo que facilitan fósforo en los cafetales Viviendo en comunidad: repartiendo los recursos El monitoreo y su importancia en la restauración del manglar asociado a la laguna de Tampamachoco, Tuxpan ¿Los bosques alivian el insomnio?

Moscas para el bio-control de malezas Puercoespines: los rastafaris de la naturaleza El efecto peninsular: Baja California y sus gradientes de diversidad aviar Constructores de madrigueras y sus rol como ingenieros ecosistémicos Los propósitos de la botánica sistemática Una perspectiva a través del estudio de las lauráceas mexicanas Tráfico ilegal de fauna: el caso de las ranas venenosas Conociendo más de los hongos silvestres Escarabajos percusionistas: güiros, güícharos y carrascas 20 de mayo.

Día mundial de las abejas. El costo de ser guapo Explorando Veracruz a través de sus cultivos ¡Cuidado con estas dos especies de mosquitos! El color de la noche Escarabajos: áreas prioritarias de conservación en Guerrero ¿Por qué hay tantos peces en el río?

Las chinches sapo La contaminación digital y el cambio climático Conectividad: ruta y refugio de escarabajos Platicando con… ¿una polilla? Alianza para el manejo sustentable del humedal continental Laguna de Bustillos, Cuauhtémoc-Chih.

Las pasionarias mexicanas Dr. Halffter un año después Temidas pero incomprendidas: las avispas como polinizadores La primavera llegó, ¡llegó! La zacua u Oropéndola de Moctezuma Mitigar amenazas al correo electrónico Observaciones que se convierten en monitoreo, que se convierten en calendarios de manejo La zarzaparrilla una bebida refrescante y medicinal Amphioxus: el eslabón entre invertebrado y vertebrado ¿Similitudes Cangrejos, Lombrices, Escarabajos en CICOLMA?

La producción de papa un cultivo de incertidumbres, el caso de Perote Veracruz ¿Cómo ayudamos a la fauna a cruzar los caminos? los pasos de fauna y su importancia en la conservación Por un mundo digital inclusivo Algunos hongos también tienen veneno ¡Vigor híbrido!

Una forma de mejoramiento de especies Identificación de madera mediante inteligencia artificial Mole blanco: la comunicación de los dioses Ni se cultivan ni se compran La bioluminiscencia y su aplicación en la ciencia Las polifacéticas esporas en los hongos Infecciones por bacterias y virus.

El níspero, rico por su consumo, pero peligroso para la flora nativa ¿Por qué te llaman así? Los nombres de las plantas ¿Qué pasa con los animales cuando les destruyen su hogar?

Silenciando insectos plaga Pez cebra: la nueva rata de laboratorio Los manglares y humedales de Tuxpan: un refugio para la biodiversidad Descubrimiento de una nueva especie de planta carnívora endémica de México La sinergia de nanomateriales como nuevos fungicidas Lenguajes de programación científico para analizar interacciones entre moléculas Las flores: señales y engaños para atraer visitantes florales Mango Ataulfo: un mango muy mexicano Los fragmentos de bosque y la calidad del agua en ríos de montaña Los granos de almidón en cícadas HLB, la enfermedad del dragón amarillo ¿Abrigo de invierno o traje de gala?

Reflejos de la Ciencia: inspirando a las científicas del mañana Acercándonos a lo invisible Botánicos, ¿los dinosaurios del siglo XXI? Estrés y cambios hormonales… ¿en las plantas? No se admiten de-evoluciones ¿Cómo sobreviven las plantas al fuego?

Efectos transgeneracionales: la herencia no genética Los mamíferos poco conocidos de México: los tlacuaches Opresión costera en las costas veracruzanas Los escarabajos amantes del agua Daño Colateral… las canteras de la sierra Manuel Díaz ¡La Mariola y El Guayule en tierras de Pancho Villa!

Toxoplasma gondii: ¿un parásito que hace zombis? Etnobiología molecular de cícadas Buscando AbEs para la Península de Yucatán La heterogeneidad estructural del cambio climático global Helmintos intestinales de la raya látigo Dibujando Ciencia ¿Qué es la paleoclimatología?

Taza de Excelencia: El café al que aspiramos cada día Intensificación de cafetales afecta la conservación La oreja electrónica, monitoreo ultra acústico de murciélagos Resistencia microbiana: ¿la biodiversidad al rescate? La fisiología animal y el ordenamiento territorial de Xalapa La bioacústica y la ecoacústica al servicio de la valoración de los ecosistemas Áreas verdes urbanas en ciudades costeras Nochebuena y Pascle: dos plantas icónicas de la navidad en México Hongos: arsenal de compuestos bioactivos Nuestra Madre Tierra, la que nos alimenta Cnidarios: anémonas, corales, medusas e hidras ¿Sirve la luz para el control de insectos plaga?

Series para ver en familia , Reality shows , Series de EE. This show is Optimista, Disparatado. More Like This. Coming Soon. Rebel Moon Parte dos : La guerrera que deja marcas. The rebels gear up for battle against the ruthless forces of the Motherworld as unbreakable bonds are forged, heroes emerge — and legends are made.

Carrie Bradshaw, escritora de una columna de sexo, recurre a los consejos de sus amigas Miranda, Charlotte y Samantha mientras experimenta el amor y el placer en Nueva York. Un hombre con pocas chances de ser feliz y su exprometida, la mujer más desdichada del mundo, se ven obligados a hacerse compañía durante el último tramo de la vida de él.

Nica y Rigel se dan cuenta de que unos poderosos e intensos sentimientos los unen tras ser adoptados de un orfanato, donde tuvieron una difícil infancia. En este reality, el sheriff de un centro de detención de Arkansas, EE.

En equipo: El triplete del Manchester City. Un legendario jugador de baloncesto se une a un icónico conejito y su equipo de dibujos animados para derrotar a un malvado escuadrón de IA en la cancha y salvar a su familia. Go behind the scenes of Netflix TV shows and movies, see what's coming soon and watch bonus videos on Tudum.

Los perros y los gatos han Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Destacadsa importantes y compañeros en el surgimiento y evolución, así como en su cultura Destacaeas cosmovisión mágico-religiosa de Comeptencia civilización humana. Existe evidencia que el Destzcadas fue el Masoctas animal domesticado Apuesta de esquinas de ruleta aproximadamente 15, años en el este de Asia, pero estudios recientes sugieren Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas Sistemas de apuestas efectivos domesticación fue entre los 18,00 y los 32, años en Europa. En el México prehispánico, en las costumbres funerarias el perro era frecuentemente colocado como ofrenda junto al cuerpo de la persona difunta, ya que era considerado el acompañante del alma a lo largo de su viaje al inframundo. Por otro lado, el gato se cree que se domesticó en el año a. en Egipto. Para los egipcios el gato fue una deidad, la diosa Bastetsímbolo de la fecundidad y de la belleza. Las gatas y las leonas se asociaban con la muy venerada diosa egipcia de la guerra, Sekhmet, mientras que los gatos macho eran consagrados al Dios del sol Ra.

Author: Julabar

4 thoughts on “Competencia de Mascotas Talentosas Destacadas

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com